miércoles, 29 de septiembre de 2010

Si Julio Romero de Torres viviera...
Participó encabezando la manifestación contra el bloque de la Primera Guerra Mundial
Al cabo de los años, Franco lo utilizó como paradigma de los español en su España, que participó del bloque de la Segunda guerra Mundial. Pero Julio ya estaba muerto y no podía protestar.
Era un andaluz orgulloso de la cultura de su pueblo. Andaluz respetado como tal por todo el mundo. Se vestía con una capa y un sombrero cordobés, este era un disfraz que ponía en claro de donde era. Entonces nadie se vestía así, hacer esto era extravagante. Hoy día los andaluces renegamos de nuestra cultura y de nuestros artistas y los que van de extravagantes asisten a convenciones de Stark Treck.

En Málaga no han querido hacerle un homenaje porque Málaga y Córdoba compiten por ser designadas ciudades de la Cultura o algo así. Y los cordobeses tampoco lo hubiesen permitido (esto lo he escuchado yo en la radio de boca de un gran personaje de la cultura cordobesa) quizá pues que nadie le quite a ellos lo que es suyo. ¡Qué "jartura"!. Yo soy sevillano y quiero que le hagan un homenaje en Córdoba, otro en Sevilla, otro en Málaga otro en Filipinas y otro en Guatemala y en todos los demás sitios posibles.
Para los políticos que dirigen la cultura hay un formato para los artistas plásticos que comienza por: nunca vas a ganar dinero dedicándote a tu arte, pues eso está mal (por que es comercial), y termina por, no me seas andaluz que eso es de cateto. O sea que Julio Romero de Torres no encaja. ¿Quienes son los catetos?. ¡Así nos va!.
Julio Romero de Torres amaba más al Flamenco que a la Pintura. En una ocasión declaró “…Si a mí me hubiesen dado a escoger entre la gran personalidad de Leonardo de Vinci – por el que siento una admiración que lo reputo como el primer pintor de la historia – o la de Juan Breva no habría vacilado. Yo habría sido Juan Breva, es decir, el mejor cantaor que ha habido, …”

Cuando la envidia se vuelve impotencia es verde. Me encanta esta historia. Yo hice este dibujo que se titula la envidia. Lo expuse en Madrid y me lo compró una amiga de mucho arte. Julio Romero y Juan Breva. Yo no he escuchado cantar a Juan Breva pero mi abuela me hablaba de él y de Juan Talega, y me gustaría haberlos visto y escuhado, arriba tenéis una foto de Juan Breva.
Tengo pasión por la obra de Julio Romero de Torres. Las modelos le creaban problemas, algunas de ellas no cumplían con su trabajo o incluso no aparecían como la famosa Ana López "Carasucia", que aparece en varios cuadros, una florista de cabaret a la que más de una vez tuvo que ir a buscar a alguna venta. Esto es lo que cuenta este dibujo. Por la forma he procurado que sea un buen dibujo de líneas con tinta, sin error, sin correcciones y colores suaves, fuertes y bien combinados.

"Hace unos años en Córdoba, tuve por modelo a una muchachita bastante bonita y preciosa de cuerpo, muy morena y de mirada muy expresiva. Era una jueguista consumada, y no puede Vd formarse la idea de lo que hube de padecer hasta conseguir finalizar la tela. Que unos señoritos se la habían llevado de farra por unos días a una quinta de Lucena, pues allí que te iba yo a traerme por una oreja a la modelo "Carasucia". ¡Una desesperación!..."
Relatado por Julio Romero de Torres en sus vivencias con La Musa Gitana.
1907 carmen con clavel rojo 44 x 56 cm.

Aquí la tenéis en uno de los cuadros para los que posó.


Nuestra Señora de Andalucía. También de 1907. 169 x 200 cm. Es un cuadro anticlerical que coloca a una muchacha vestida de blanco (como una Virgen) mientras otras dos la visten y la adoran

Mi dibujo es una versión libre del cuadro del mismo título con el que Julio Romero de Torres escandalizó a los españoles allá por 1907. Es un cuadro anticlerical. He colocado mi cuadro bajo el del maestro. Las casitas del monopoli representan la construcción y lo que se ha hecho en estos años en nuestra tierra (los hoteles de la costa), Julio Romero de Torres está asustado y Machaquito se ha convertido en una botella de anís cuya etiqueta dice una verdad. El fondo de cementerio también

A ver si Andalucía aprende algo de Julio Romero de Torres.

lunes, 13 de septiembre de 2010

ASTILLEROS BACUTA. DIARIO DE UN CUADRO.


Esta es una historia bonita. Hace muchos años cuando vivía en Punta Umbría pinté un cuadro. Entonces yo lo pintaba todo "en plein air", estaba enganchado a salir a la calle con mi caja-caballete. Me trasladaba desde Punta Umbría a Huelva en "la Canoa", una especie de vaporeto choquero con tela de arte. Esta canoa sortea las islas de la ría, la más grande y más cercana a Huelva y a Bellavista es Bacuta. En ella había unos restos de un antiguo astillero que solo se veía desde la canoa, parecía el esqueleto de un dinosaurio. Era tan hermoso que lo busqué con mi Fiat Uno, atravesaba a pie un trozo de campo grande y se llegaba a aquella playa que tenía en frente el polo químico. Un día fui e hice este boceto alla prima, como pintaba yo entonces muchos cuadros.

Decidí hacer un cuadro grande, lo que era una aventura. Me cambió la luz y lo guardé un año entero para terminarlo al verano siguiente. En aquellas dos semanas en que fui a pintar (no iba todos los días) escribí un diario, muy literario, y para mi que bonito.
Aquí va:

Día primero:

desde la canoa atisbo los huesos del animal perpetuo, rodeado de esqueletos de barcos, mi mirada escruta entresijos, recovecos. ¡Babas!, se me caen babas, rabiosos de no poder tirarme al agua y nadar hasta allí con mi cámara de fotos.

Día segundo:

encuentro el acceso erróneo y comienzo la obra, entro de dentro a fuera, sin ver; pero oliendo, ensoñando. El cielo se derrumba de puro placer sobre el vientre fresco de la ría. Ahora río y cielo son un todo, manso e irisado, que se acaba en esta orilla. Si estas embarcaciones se reflejasen así en el cielo, vivas, con la sabiduría de sus tripulaciones acumulada en mil canciones del otro lado del mundo, y en cantes de amor de ida y vuelta. Podrían contar con cirros, las verdades que conocen: como ¡quién cantó el primer fandango!

Mil cangrejos con sus bocas. Dolor de riñones.

Día tercero:

encontré el buen camino, lento y arduo, ¡los bártulos pesan tanto!, y la brisa hincha el lienzo de manera que tengo que ir y venir. En la primera venida veo que mis pies dibujan en la arena, derroteros legibles, la soledad de mis huellas, la sabiduría de no pisar en las huellas de aristas borradas por el caer incesante de granos de arena secos, de reloj. Las pisadas duras de piso nítido y fresco. A mi paso se van escondiendo los cangrejos en sus hoyos.

La marea indómita me destroza el planteamiento, donde había un reflejo blanco hay un azul cobalto. Donde había madera hay robalos.

El antiguo pantalán se lleva mil brochazos. Chilla en estertores como del dinosaurio que lo envolvía y nadaba tiempo atrás. El asiento que me asienta me recuerda la espina de un barco, que pudo estar en la guerra de Cuba y no estuvo porqué encalló en Garachico, y su capitán encandilado por los vinos de Icod retardó tanto el arreglo, que no hubo lugar.

Día cuarto:

mis huellas se mantienen insolutas, nadie ha venido en estos días. De encontrarme aquí un cadáver, yo sabría cuales son las huellas del asesino, además soy el único capaz de encontrarlo.

La costra de los barcos está llena de vida.

Cuando paro para fumar un cigarrillo, observo los cangrejos. ¿ Siempre es el mismo agujero para cada cangrejo, o tienen una cooperativa de la construcción de viviendas? Salto y grito y en menos de un segundo desaparecen todos menos los hermitaños, de piel blanca y largas barbas que me miran bobos, sin darme valor alguno. ¿Será porque tienen visión poli-ocular y no comprenden que lo que hago en dos dimensiones quiera parecerse al lugar?

Día quinto:

Bob Marley destroza la paz. Pinto y bailo. No necesito el sombrero por la bruma y las nubes. ¿Qué querrán decir hoy? Pienso en Antonio López porque los detritus abarrotan esta costa. No solo hay delicadezas. Aún están las pisadas de días atrás. Dejé aquí la botella de trementina, los trapos y la paleta, y permanecen. Me saludan los de la Dragonera, ya me han visto varios días. Mi amigo Joaquín quiere venir; tanto amor le tengo a esta playa, que quizá le defraude. Además es esta mi soledad, aquí inventé mi soledad.

He de buscar la manera de que este cuadro comunique completo. No existen los lenguajes, estoy filmando con los pinceles, esculpo a lápiz. ¿Quién soy yo para creerme tan importante?. El cuadro tiene vida propia, déjalo que se exprese.

-CUADRO:

-YO: ¿Qué quieres , empaste?

-CUADRO:

-YO: Haces bien en hablarme de Rendbrant.

El viejo muelle protesta con sus chillidos de clavos oxidados y la ría se pone violenta con olas y olas a ritmo de Reggae.

Día sexto:

el cuadro engulle voraz, está obeso. He decidido quemarlo, hierve. Me pide que lo deje, abiertamente, sin reparos. Mientras cargo con él, me canta, por lo bajito, bulerías de amor floral entre un jazmín y una rosa. Lleva el compás de mis pasos y el repique de los golpes de la caja en mi rodilla. La marea me ha dejado aislado...

Cada vez me siento menos importante.

Construyo un puente con unos maderos y arrojo el cuadro al agua. Se funde.

Día séptimo:

¡ay, ay!. Hay huellas ajenas. Todo el día pendiente de cualquier ruido. Son huellas que van pero no vuelven. Driping para texturar el suelo. El suelo es sólido y es líquido, pasa de la arena al agua; las conchas no flotan, reposan sobre la superficie del agua.

Las marcas iniciales ya han desaparecido del cuadro. El agua le hizo bien, ha deshumanizado las formas. La marea sube tan pronto que no voy a volver hasta dentro de una semana por lo menos.

Es curioso que yo pueda subir y bajar la marea a mi antojo, a lo mejor soy más poderoso de lo que creía; puedo desplazar troncos de mil kilos de peso; puedo hacer soplar el viento, como en aquel retrato de Flora.

Foto del estado en que lo guardé. Trabajé sobre él algo en mi estudio de mi casa, y continua el diario:


Un verano después.

Día último:

Aquí estoy con mi cuadro. Durante este invierno lo pintado y repintado sin venir a esta playa. Me ha encantado encontrar la libretilla en la que llevé el diario y leerla. Nada ha cambiado. Yo pensaba que el viento y la lluvia destrozarían las ruinas de los barcos que aquí se encuentran, pero no. Esto me hace pensar que es posible que todo esto esté muriendo en un proceso tan lento que yo no pueda alcanzar a verlo. Seguro que vengo dentro de cuatro o cinco años y todo sigue igual. Estoy sentado en el mismo palo que me senté hace un año...

En cuatro horas y pico sólo he dado unos brochazos. Son precisos y le hacen bien.

Estoy contento con este cuadro. Es posible que al público no le acabe de gustar, por ser un poco triste. Para mí es hermoso. Es parte de mi personalidad. En estos momentos no pintaría más que paisajes como este, tan cargado de historia y tan lejos de lo tópico. Es de las cosas que me hacen seguir pintando. Tengo que recordar escribir este diario en el ordenador.

Este diario fue escrito en la isla Bacuta.


Posdata.

No tengo foto de este cuadro terminado. Espero que su propietario me la mande pronto para ponerla aquí. Me contó mi amigo Juan que la isla Bacuta fue usada en la posguerra como cárcel. Simplemente soltaron a los hombres allí, para dejarlos morir sin proporcionarles nada, ni alimento, ni medicinas. Cuando pasó un mes no quedaban ni hojas en los árboles. Este paraje de la ría de Huelva debió ser un paraíso natural, ahora pasa por allí la carretera del espigón que une las distintas islas. Han puesto un centro cultural al que no va nadie en el que se hacen exposiciones de arte contemporáneo. La Canoa también es motivo de historias, de amor, de peleas, de caídas, de niños perdidos, incluso de algún naufragio con ahogados y más; la gente las cuenta, y como yo tengo buen oído me quedo con todo, quizá algún día os cuente alguna...

martes, 7 de septiembre de 2010

LOLO PAVÓN


Lolo Pavón ha sido un gran artista andaluz.
Como otros, no se casó con ningún galerista importante, por lo que su obra no ha tenido la repercusión debida, y es que en este mundillo del Arte Contemporáneo, o eres un esclavo o no eres popular, y aún así por su calidad verdadera siempre ha destacado. Si hubiese sido catalán o mallorquín otro gallo cantaría.
Mi blog tiene un sentido didáctico por lo que intentaré de manera escueta analizar su pintura, partiendo de la contemplación de uno de sus cuadros. Técnicamente es un pintor muy interesante, y muy variado. Yo he escogido este cuadro cuyo título desconozco (que alguien lo ponga en un comentario por favor), pero que entiendo muy representativo de su obra más madura.

Utiliza el color de una manera no naturalista. Los colores se combinan armónicamente administrando la intensidad cromática como un maestro, o sea domina los conocimientos teóricos para usarlos a su antojo, así usa los complementarios el brazo rojo, junto a la paleta verde, se vuelve amarillo sobre el fondo violeta recreando así en nuestra mirada un espacio profundo y voluminoso que va y viene a su antojo. En su paleta no faltaban los tonos oscuros como el negro y el verde vejiga. Los colores están limpios, no hay grises ni marrones sin excusa, él quería hacerlo así y además sabía hacerlo, esto es difícil para los pintores incipientes, hay que tener oficio.
La textura varía en una suerte exquisita de maneras de poner la pintura, distintas direcciones, y calidades que asoman de capas inferiores, que se contraponen a zonas lisas o degradas. A Lolo le gustaba la pintura, el brillo del óleo empastado.Independientemente de la técnica usada (yo diría que es óleo ) parece estar el cuadro pintado con ceras o lápices de color.
Sus cuadros suelen ser generosos en cuanto a materia. Un día, en su estudio del Salvador me contó que quería hacer un cuadro grande con los hilos cilíndricos de pintura que salen de los tubos medianos de óleo, sin mezclar, sin tocarlos, solo dirigiéndolos. Este cuadro no sé si existe pero en mi imaginación si está.
La línea tiene color, no es solo línea negra, ni monócroma, ni está por todas partes. La línea entra y sale del espacio recreado como un argumento más.Con las líneas de colores empastadas hace superficies direccionales como en las puertas violetas que se abren debajo de la pata de elefante.También aparecen líneas de color fruto del raspado que deja ver capas interiores (ver la zona inferior alrededor de lospies) o simplemente texturizando a base de líneas formas monocromas (en las ventanas).
El espacio no es un espacio escultórico ni siquiera metafísico, es un espacio puramente pictórico que se mueve con nuestra mirada y que se crea a partir de la aplicación del color y la textura y del contraste lumínico.
La luz no es real, pero tampoco es irreal. Así los objetos son esféricos o iridiscentes, y al mismo tiempo hay luz frontal y contraluz.
El Tiempo representado está patente en la mayoría de sus cuadros. Presenta la historia narrada y la ubica temporalmente. El tiempo necesario para la contemplación de sus cuadros es relativamente largo, no basta con un golpe de vista, te hace pensar.
La composición en este caso es una composición clásica central, pero Lolo utilizaba el recurso compositivo de muy distintas maneras dependiendo de la idea representada en la obra. Este modo ecléctico de usar la composición desplazándola fuera de su estilo, sin repetirse, es muy moderna. Lolo saca sus composiciones de distintas fuentes, y nunca las usa en estado puro, siempre las adapta a su ser. A mi en particular las que más me llaman la atención por su originalidad son algunas dispuestas en viñetas.


"Cuatro Caminos"
Los contenidos. En la mayoría de los cuadros, Lolo es un narrador que pinta escenas. Se autorretrata en muchos de ellos. Sus cuadros temáticamente son serios, tienen la enjundia propia de un artista maduro y responsable con la sociedad y con el papel que uno mismo juega en ella. Esta seriedad choca con un colorido y unas formas cercanas a lo que hoy entendemos como una estética infantil aparentemente inocente, que puede confundir a un espectador poco intenso que solo se queda en la superficie. Este juego de antítesis entre forma y contenido, interesante y barroco, tiene la virtud de agradar a mucho público, por las formas y color a los más inocentes, por el significado a los más avezados. Ejemplos comparables podrían ser MarcChagall o Quevedo. Muchos artista o candidatos a artista piensan que están por encima del público, que pintan lo que sienten sin importarles lo que la gente piense, sin darse cuenta que este es su propio fracaso, el artista le debe llegar a los espectadores por encima de todo. Lolo les llega con sus cuadros a casi todos.

Lolo ha hecho cine, y ha sido un profesor de éxito que ha cautivado a sus alumnos en aquellos centros escolares en los que ha trabajado. Ha sido una persona de gran competencia artística. Para mi la pintura es su gran obra.


Varias veces en mi vida he quedado boquiabierto ante la contemplación de un de sus cuadros.
Tengo guardado desde 1998 el catálogo del certamen ADUANA, de Cádiz, en donde siempre le daban los premios a los pintores más implicados con los políticos, pero algo había que reservar para Lolo, era distinto e impresionante. Allí estaba este cuadro se titulaba "Pájaros en la cabeza", pura poesía.



En el 2007 pinté un cuadro/calendario grande al que llamé "El gran reloj" en el que el mes de junio era esta imagen


A modo de homenaje repetí muchos años después aquel maravilloso poema visual de Lolo que se me quedó grabado. Este cuadro era una obra plural en la que intenté reproducir todos los estilos como hizo Felipe benítez Reyes en su maravilloso poemario "Vidas improbables".

Me consta que no solo me ha llegado a mi. Recuerdo que José Miguel Ortiz hizo un monográfico sobre la obra de Lolo con sus alumnos en Badajoz, hace ya varios años y lo definía como un pintor que pinta como un niño. También una llamada desde N. York que me hizo Andrés Mérida para preguntarme su teléfono con la intención de llevar su obra allí.

En esta presentación podéis ver algunas obras suyas. (Me gustaría tener más fotos y ampliarla).


Lolo falleció este año. Todos los que lo conocíamos nos quedamos muy tristes por que con él se nos fue una gran persona. En su obituario, decía mi amigo Bernardo Palomo, que Lolo era amigo de todo el mundo, esto es verdad.
Algunos compañeros de la facultad de BBAA de Sevilla hemos convivido a través del Facebook, su enfermedad, y su fallecimiento con gran pena. Ellos han recopilado todas estas fotos de cuadros y dibujos que se han ido colgando en el Facebook, yo he pedido permiso para usarlas en mi blog pero nadie me lo ha dado, y es que la obra de Lolo es universal y nadie se ha sentido dueño de nada. Yo no era un íntimo de Lolo, pero si me considero su amigo. Ante todo siempre he sido un admirador de su obra, y mi pena es no tener algo suyo en mi casa, aunque lo he intentado.

Creo que con este texto estoy extendiendo el conocimiento de la obra de un gran artista andaluz, y no puedo dejar pasar esta ocasión. Estaría bien que alguien organizase una macro exposición de su obra, que se publicase un magnífico catálogo y que hubiese una web en internet dedicada a su obra.

Gracias Lolo.